Capítulo 15

[:es]

Capítulo 15

1 «Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador.

2 El corta todos mis sarmientos que no dan fruto; al que da fruto, lo poda para que dé más todavía.

3 Ustedes ya están limpios por la palabra que yo les anuncié.

4 Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí.

5 Yo soy la vid, ustedes los sarmientos El que permanece en mí, y yo en él, da mucho fruto, porque separados de mí, nada pueden hacer.

6 Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y arde.

7 Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán.

8 La gloria de mi Padre consiste en que ustedes den fruto abundante, y así sean mis discípulos.

9 Como el Padre me amó, también yo los he amado a ustedes. Permanezcan en mi amor.

10 Si cumplen mis mandamientos, permanecerán en mi amor. como yo cumplí los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.

11 Les he dicho esto para que mi gozo sea el de ustedes, y ese gozo sea perfecto.

12 Este es mi mandamiento: Amense los unos a los otros, como yo los he amado.

13 No hay amor más grande que dar la vida por los amigos.

14 Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.

15 Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre.

16 No son ustedes los que me eligieron a mí, sino yo el que los elegí a ustedes, y los destiné para que vayan y den fruto, y ese fruto sea duradero. Así todo lo que pidan al Padre en mi Nombre, él se lo concederá.

17 Lo que yo les mando es que se amen los unos a los otros.

18 Si el mundo los odia, sepan que antes me ha odiado a mí.

19 Si ustedes fueran del mundo, el mundo los amaría como cosa suya. Pero como no son del mundo, sino que yo los elegí y los saqué de él, él mundo los odia.

20 Acuérdense de lo que les dije: el servidor no es más grande que su señor. Si me persiguieron a mí, también los perseguirán a ustedes; si fueron fieles a mi palabra, también serán fieles a la de ustedes.

21 Pero los tratarán así a causa de mi Nombre, porque no conocen al que me envió.

22 Si yo hubiera venido ni les hubiera hablado, no tendrían pecado; pero ahora su pecado no tiene disculpa.

23 El que me odia, odia también a mi Padre.

24 Si yo no hubiera hecho entre ellos obras que ningún otro realizó, no tendrían pecado. Pero ahora las han visto, y sin embargo, me odian a mí y a mi Padre,

25 para que se cumpla lo que está escrito en la Ley: Me han odiado sin motivo.

26 Cuando venga el Paráclito que yo les enviaré desde el Padre, el Espíritu de la Verdad que proviene del Padre, él dará testimonio de mí.

27 Y ustedes también dan testimonio, porque están conmigo desde el principio».

 [:]

EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN Capítulo 14

[:es]

Capítulo 14

1 «No se inquieten. Crean en Dios y crean también en mí.

2 En la Casa de mi Padre hay muchas habitaciones; si no fuera así, se lo habría dicho a ustedes. Yo voy a prepararles un lugar.

3 Y cuando haya ido y les haya preparado un lugar, volveré otra vez para llevarlos conmigo, a fin de que donde yo esté, estén también ustedes.

4 Ya conocen el camino del lugar adonde voy».

5 Tomás le dijo: «Señor, no sabemos adónde vas. ¿Cómo vamos a conocer el camino?».

6 Jesús le respondió: «Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida. Nadie va al Padre, sino por mí.

7 Si ustedes me conocen, conocerán también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto».

8 Felipe le dijo: «Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta».

9 Jesús le respondió: «Felipe, hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen?. El que me ha visto, ha visto al Padre. ¿Como dices: «Muéstranos al Padre»?

10 ¿No crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que digo no son mías: el Padre que habita en mí es el que hace las obras.

11 Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Créanlo, al menos, por las obras.

12 Les aseguro que el que cree en mí hará también las obras que yo hago, y aún mayores, porque yo me voy al Padre.

13 Y yo haré todo lo que ustedes pidan en mi Hombre, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

14 Si ustedes me piden algo en mi Nombre, yo lo haré.

15 Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos.

16 Y yo rogaré al Padre, y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes:

17 el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes, en cambio, lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes.

18 No los dejaré huérfanos, volveré a ustedes.

19 Dentro de poco el mundo ya no me verá, pero ustedes sí me verán, porque yo vivo y también ustedes vivirán.

20 Aquel día comprenderán que yo estoy en mi Padre, y que ustedes están en mí y yo en ustedes.

21 El que recibe mis mandamientos y los cumple, ese es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre, y yo lo amaré y me manifestaré a él».

22 Judas –no el Iscariote– le dijo: «Señor, ¿por qué te vas a manifestar a nosotros y no al mundo?».

23 Jesús le respondió: «El que me ama será fiel a mi palabra, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él.

24 El que no me ama no es fiel a mis palabras. La palabra que ustedes oyeron no es mía, sino del Padre que me envió.

25 Yo les digo estas cosas mientras permanezco con ustedes.

26 Pero el Paráclito, el Espíritu Santo, que el Padre enviará en mi Nombre, les enseñará todo y les recordará lo que les he dicho.

27 Les dejo la paz, les doy mi paz, pero no como la da el mundo. ¡No se inquieten ni teman!

28 Me han oído decir: «Me voy y volveré a ustedes». Si me amaran, se alegrarían de que vuelva junto al Padre, porque el Padre es más grande que yo.

29 Les he dicho esto antes que suceda, para que cuando se cumpla, ustedes crean.

30 Ya no hablaré mucho más con ustedes, porque está por llegar el Príncipe de este mundo: él nada puede hacer contra mí,

31 pero es necesario que el mundo sepa que yo amo al Padre y obro como él me ha ordenado. Levántense, salgamos de aquí».

 [:]

EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN Capítulo 13

[:es]

Capítulo 13

1 Antes de la fiesta de Pascua, sabiendo Jesús que había llegado la hora de pasar de este mundo al Padre, él, que había amado a los suyos que quedaban en el mundo, los amó hasta el fin.

2 Durante la Cena, cuando el demonio ya había inspirado a Judas Iscariote, hijo de Simón, el propósito de entregarlo,

3 sabiendo Jesús que el Padre había puesto todo en sus manos y que él había venido de Dios y volvía a Dios,

4 se levantó de la mesa, se sacó el manto y tomando una toalla se la ató a la cintura.

5 Luego echó agua en un recipiente y empezó a lavar los pies a los discípulos y a secárselos con la toalla que tenía en la cintura.

6 Cuando se acercó a Simón Pedro, este le dijo: «¿Tú, Señor, me vas a lavar los pies a mí?».

7 Jesús le respondió: «No puedes comprender ahora lo que estoy haciendo, pero después lo comprenderás».

8 «No, le dijo Pedro, ¡tú jamás me lavarás los pies a mí!». Jesús le respondió: «Si yo no te lavo, no podrás compartir mi suerte».

9 «Entonces, Señor, le dijo Simón Pedro, ¡no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza!».

10 Jesús le dijo: «El que se ha bañado no necesita lavarse más que los pies, porque está completamente limpio. Ustedes también están limpios, aunque no todos».

11 El sabía quién lo iba a entregar, y por eso había dicho: «No todos ustedes están limpios».

12 Después de haberles lavado los pies, se puso el manto, volvió a la mesa y les dijo: «¿comprenden lo que acabo de hacer con ustedes?

13 Ustedes me llaman Maestro y Señor, y tienen razón, porque lo soy.

14 Si yo, que soy el Señor y el Maestro, les he lavado los pies, ustedes también deben lavarse los pies unos a otros.

15 Les he dado el ejemplo, para que hagan lo mismo que yo hice con ustedes.

16 Les aseguro que el servidor no es más grande que su señor, ni el enviado más grande que el que lo envía.

17 Ustedes serán felices si, sabiendo estas cosas, las practican.

18 No lo digo por todos ustedes; yo conozco a los que he elegido. Pero es necesario que se cumpla la Escritura que dice: El que comparte mi pan se volvió contra mí.

19 Les digo esto desde ahora, antes que suceda, para que cuando suceda, crean que Yo Soy.

20 Les aseguro que el que reciba al que yo envíe, me recibe a mí, y el que me recibe, recibe al que me envió».

21 Después de decir esto, Jesús se estremeció y manifestó claramente: «Les aseguro que uno de ustedes me entregará:.

22 Los discípulos se miraban unos a otros, no sabiendo a quién se refería.

23 Uno de ellos –el discípulo al que Jesús amaba– estaba reclinado muy cerca de Jesús.

24 Simón Pedro le hizo una seña y le dijo: «Pregúntale a quién se refiere».

25 El se reclinó sobre Jesús y le preguntó: «Señor, ¿quién es?».

26 Jesús le respondió: «Es aquel al que daré el bocado que voy a mojar en el plato». Y mojando un bocado, se lo dio a Judas, hijo de Simón Iscariote.

27 En cuanto recibió el bocado, Satanás entró en él. Jesús le dijo entonces: «Realiza pronto lo que tienes que hacer».

28 Pero ninguno de los comensales comprendió por qué le decía esto.

29 Como Judas estaba encargado de la bolsa común, algunos pensaban que Jesús quería decirle: «Compra lo que hace falta para la fiesta», o bien que le mandaba dar algo a los pobres.

30 Y en seguida, después de recibir el bocado, Judas salió. Ya era de noche.

31 Después que Judas salió, Jesús dijo: «Ahora el Hijo del hombre ha sido glorificado y Dios ha sido glorificado en él.

32 Si Dios ha sido glorificado en él, también lo glorificará en sí mismo, y lo hará muy pronto.

33 Hijos míos, ya no estaré mucho tiempo con ustedes. Ustedes me buscarán, pero yo les digo ahora lo mismo que dije a los judíos: «A donde yo voy, ustedes no pueden venir».

34 Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros.

35 En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros».

36 Simón Pedro le dijo: «Señor, ¿a dónde vas?». Jesús le respondió: «Adonde yo voy, tú no puedes seguirme ahora, pero más adelante me seguirás».

37 Pedro le preguntó: «¿Por qué no puedo seguirte ahora? Yo daré mi vida por ti».

38 Jesús le respondió: «¿Darás tu vida por mí? Te aseguro que no cantará el gallo antes que me hayas negado tres veces».

 [:]

GÉNESIS – CAPÍTULO 1

[:es]

La Biblia – El Antiguo Testamento

GÉNESIS

Índice de capítulos

123456789. 10. 111213. 14

1516. 1718192021 22. 232425. 26.

 27. 2829. 30. 3132. 33. 3435. 36. 37. 38. 

39. 4041. 424344. 45. 4647484950.

Capítulo 1

Audio: Jose Juan Franch Menéu

1 Al principio Dios creó el cielo y la tierra.

2 La tierra era algo informe y vacío, las tinieblas cubrían el abismo, y el soplo de Dios se cernía sobre las aguas.

3 Entonces Dios dijo: «Que exista la luz». Y la luz existió.

4 Dios vio que la luz era buena, y separó la luz de las tinieblas;

5 y llamó Día a la luz y Noche a las tinieblas. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el primer día.

6 Dios dijo: «Que haya un firmamento en medio de las aguas, para que establezca una separación entre ellas». Y así sucedió.

7 Dios hizo el firmamento, y este separó las aguas que están debajo de él, de las que están encima de él;

8 y Dios llamó Cielo al firmamento. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el segundo día.

9 Dios dijo: «Que se reúnan en un solo lugar las aguas que están bajo el cielo, y que aparezca el suelo firme». Y así sucedió.

10 Dios llamó Tierra al suelo firme y Mar al conjunto de las aguas. Y Dios vio que esto era bueno.

11 Entonces dijo: «Que la tierra produzca vegetales, hierbas que den semilla y árboles frutales, que den sobre la tierra frutos de su misma especie con su semilla adentro». Y así sucedió.

12 La tierra hizo brotar vegetales, hierba que da semilla según su especie y árboles que dan fruto de su misma especie con su semilla adentro. Y Dios vio que esto era bueno.

13 Así hubo una tarde y una mañana: este fue el tercer día.

14 Dios dijo: «Que haya astros en el firmamento del cielo para distinguir el día de la noche; que ellos señalen las fiestas, los días y los años,

15 y que estén como lámparas en el firmamento del cielo para iluminar la tierra». Y así sucedió.

16 Dios hizo que dos grandes astros –el astro mayor para presidir el día y el menor para presidir la noche– y también hizo las estrellas.

17 Y los puso en el firmamento del cielo para iluminar la tierra,

18 para presidir el día y la noche, y para separar la luz de las tinieblas. Y Dios vio que esto era bueno.

19 Así hubo una tarde y una mañana: este fue el cuarto día.

20 Dios dijo: «Que las aguas se llenen de una multitud de seres vivientes y que vuelen pájaros sobre la tierra, por el firmamento del cielo».

21 Dios creó los grandes monstruos marinos, las diversas clases de seres vivientes que llenan las aguas deslizándose en ellas y todas las especies de animales con alas. Y Dios vio que esto era bueno.

22 Entonces los bendijo, diciendo: «Sean fecundos y multiplíquense; llenen las aguas de los mares y que las aves se multipliquen sobre la tierra».

23 Así hubo una tarde y una mañana: este fue el quinto día.

24 Dios dijo: «Que la tierra produzca toda clase de seres vivientes: ganado, reptiles y animales salvajes de toda especie». Y así sucedió.

25 Dios hizo las diversas clases de animales del campo, las diversas clases de ganado y todos los reptiles de la tierra, cualquiera sea su especie. Y Dios vio que esto era bueno.

26 Dios dijo: «Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza; y que le estén sometidos los peces del mar y las aves del cielo, el ganado, las fieras de la tierra, y todos los animales que se arrastran por el suelo».

27 Y Dios creó al hombre a su imagen; lo creó a imagen de Dios, los creó varón y mujer.

28 Y los bendijo, diciéndoles: «Sean fecundos, multiplíquense, llenen la tierra y sométanla; dominen a los peces del mar, a las aves del cielo y a todos los vivientes que se mueven sobre la tierra».

29 Y continuó diciendo: «Yo les doy todas las plantas que producen semilla sobre la tierra, y todos los árboles que dan frutos con semilla: ellos les servirán de alimento.

30 Y a todas la fieras de la tierra, a todos los pájaros del cielo y a todos los vivientes que se arrastran por el suelo, les doy como alimento el pasto verde». Y así sucedió.

31 Dios miró todo lo que había hecho, y vio que era muy bueno. Así hubo una tarde y una mañana: este fue el sexto día.

    

     

Índice de capítulos

123456789. 10. 111213. 14

1516. 1718192021 22. 232425. 26.

 27. 2829. 30. 3132. 33. 3435. 36. 37. 38. 

39. 4041. 424344. 45. 4647484950.

ANTIGUO TESTAMENTO 

 EVANGELIOS 

 NUEVO TESTAMENTO

[:en]

1. 23. 4. 5. 6789. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 

1718. 19. 2021.  22. 2324. 25. 2627. 28. 29. 30. 31. 32.

 33. 34. 35. 36. 37. 38. 39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 4647484950.

Chapter 1

1

1 In the beginning, when God created the heavens and the earth,

2

2 the earth was a formless wasteland, and darkness covered the abyss, while a mighty wind swept over the waters.

3

Then God said, “Let there be light,” and there was light.

4 God saw how good the light was. God then separated the light from the darkness.

5

3 God called the light “day,” and the darkness he called “night.” Thus evening came, and morning followed – the first day.

6 Then God said, “Let there be a dome in the middle of the waters, to separate one body of water from the other.” And so it happened:

7

God made the dome, and it separated the water above the dome from the water below it.

8 God called the dome “the sky.” Evening came, and morning followed – the second day.

9

Then God said, “Let the water under the sky be gathered into a single basin, so that the dry land may appear.” And so it happened: the water under the sky was gathered into its basin, and the dry land appeared.

10 God called the dry land “the earth,” and the basin of the water he called “the sea.” God saw how good it was.

11

Then God said, “Let the earth bring forth vegetation: every kind of plant that bears seed and every kind of fruit tree on earth that bears fruit with its seed in it.” And so it happened:

12 the earth brought forth every kind of plant that bears seed and every kind of fruit tree on earth that bears fruit with its seed in it. God saw how good it was.

13

Evening came, and morning followed – the third day.

14 Then God said: “Let there be lights in the dome of the sky, to separate day from night. Let them mark the fixed times, the days and the years,

15

and serve as luminaries in the dome of the sky, to shed light upon the earth.” And so it happened:

16 God made the two great lights, the greater one to govern the day, and the lesser one to govern the night; and he made the stars.

17

God set them in the dome of the sky, to shed light upon the earth,

18 to govern the day and the night, and to separate the light from the darkness. God saw how good it was.

19

Evening came, and morning followed – the fourth day.

20 Then God said, “Let the water teem with an abundance of living creatures, and on the earth let birds fly beneath the dome of the sky.” And so it happened:

21

God created the great sea monsters and all kinds of swimming creatures with which the water teems, and all kinds of winged birds. God saw how good it was,

22 and God blessed them, saying, “Be fertile, multiply, and fill the water of the seas; and let the birds multiply on the earth.”

23

Evening came, and morning followed – the fifth day.

24 Then God said, “Let the earth bring forth all kinds of living creatures: cattle, creeping things, and wild animals of all kinds.” And so it happened:

25

God made all kinds of wild animals, all kinds of cattle, and all kinds of creeping things of the earth. God saw how good it was.

26 4 Then God said: “Let us make man in our image, after our likeness. Let them have dominion over the fish of the sea, the birds of the air, and the cattle, and over all the wild animals and all the creatures that crawl on the ground.”

27

God created man in his image; in the divine image he created him; male and female he created them.

28 God blessed them, saying: “Be fertile and multiply; fill the earth and subdue it. Have dominion over the fish of the sea, the birds of the air, and all the living things that move on the earth.”

29

God also said: “See, I give you every seed-bearing plant all over the earth and every tree that has seed-bearing fruit on it to be your food;

30 and to all the animals of the land, all the birds of the air, and all the living creatures that crawl on the ground, I give all the green plants for food.” And so it happened.

31

God looked at everything he had made, and he found it very good. Evening came, and morning followed – the sixth day.

 
1 [⇒ 1:1-⇒ 2:4a] This section introduces the whole Pentateuch. It shows how God brought an orderly universe out of primordial chaos.

2 [2] The abyss: the primordial ocean according to the ancient Semitic cosmogony. After God’s creative activity, part of this vast body forms the salt-water seas (⇒ Genesis 1:9-10); part of it is the fresh water under the earth (⇒ Psalm 33:7; ⇒ Ezekiel 31:4), which wells forth on the earth as springs and fountains (⇒ Genesis 7:11; ⇒ 8:2; ⇒ Proverb 3:20). Part of it, “the upper water” (⇒ Psalm 148:4; ⇒ Daniel 3:60), is held up by the dome of the sky (⇒ Genesis 1:6-7), from which rain descends on the earth (⇒ Genesis 7:11; ⇒ 2 Kings 7:2, ⇒ 19; ⇒ Psalm 104:13). A mighty wind: literally, “a wind of God,” or “a spirit of God”; cf ⇒ Genesis 8:1.

3 [5] In ancient Israel a day was considered to begin at sunset. According to the highly artificial literary structure of ⇒ Genesis 1:1-⇒ 2:4a, God’s creative activity is divided into six days to teach the sacredness of the sabbath rest on the seventh day in the Israelite religion (⇒ Genesis 2:2-3).

4 [26] Man is here presented as the climax of God’s creative activity; he resembles God primarily because of the dominion God gives him over the rest of creation.

1. 23. 4. 5. 6789. 10. 11. 12. 13. 14. 

15. 16. 1718. 19. 2021.  22. 2324. 25. 26.

 27. 28. 29. 30. 31. 32. 33. 34. 35. 36. 37. 38. 

39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 4647484950.

OLD TESTAMENT  –  THE GOSPELS  –  NEW TESTAMENT

BIBLE – KALANI

KALANI LTD.

[:zh]

創世紀

聖經 (繁體中文)

舊約全書 (繁體中文)

1. 23. 4. 5. 6789. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 

1718. 19. 2021.  22. 2324. 25. 2627. 28. 29. 30. 31. 32.

 33. 34. 35. 36. 37. 38. 39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 4647484950.

前編 太古史 (1-11)
第一章
天地萬物的創造

1:1
在起初天主創造了天地。
1:2
大地還是混沌空虛,深淵上還是一團黑暗,天主的神在水面上運行。
1:3
天主說:「有光!」就有了光。
1:4
天主見光好,就將光與黑暗分開。
1:5
天主稱光為「晝」,稱黑暗為「夜」。過了晚上,過了早晨,這是第一天。
1:6
天主說:「在水與水之間要有穹蒼,將水分開!」事就這樣成了。
1:7
天主造了穹蒼,分開了穹蒼以下的水和穹蒼以上的水。
1:8
天主稱穹蒼為「天」,天主看了認為好。過了晚上,過了早晨,這是第二天。
1:9
天主說:「天下的水應聚在一處,使旱地出現!」事就這樣成了。
1:10
天主稱旱地為「陸地」,稱水匯合處為「海洋」。天主看了認為好。
1:11
天主說:「在陸地上,土地要出生青草,結種子的蔬菜和結果子的果樹,各按照在它內的種
子的種類!」事就這樣成了。
1:12
土地就出生了青草,結種子的蔬菜,各按其類,和結果子的樹木,各按照在它內的種子的種
類。天主看了認為好。
1:13
過了晚上,過了早晨,這是第三天。
1:14
天主說:「在天空中要有光體,以分別晝夜,作為規定時節和年月日的記號。
1:15
要在天空中放光,照耀大地!」事就這樣成了。
1:16
天主於是造了兩個大光體:較大的控制白天,較小的控制黑夜,並造了星宿。
1:17
天主將星宿擺列在天空,照耀大地,
1:18
控制晝夜,分別明與暗。天主看了認為好。
1:19
過了晚上,過了早晨,這是第四天。
1:20
天主說:「水中要繁生蠕動的生物,地面上、天空中要有鳥飛翔!」事就這樣成了。
1:21
天主於是造了大魚和所有在水中孳生的蠕動生物,各按其類,以及各種飛鳥,各按其類。天
主看了認為好。
1:22
遂祝福牠們說:「你們要孳生繁殖,充滿海洋;飛鳥也要在地上繁殖!」
1:23
過了晚上,過了早晨,這是第五天。
1:24
天主說:「地上要生出生物,各按其類;走獸、爬蟲和地上各種生物,各按其類!」事就這
樣成了。
1:25
天主於是造了地上的生物,各按其類;各種走獸,各按其類;以及地上所有的爬蟲,各按其
類。天主看了認為好。
1:26
天主說:「讓我們照我們的肖像,按我們的模樣造人,叫他管理海中的魚、天空的飛鳥、牲
畜、各種野獸、在地上爬行的各種爬蟲。」
1:27
天主於是照自己的肖像造了人,就是照天主的肖像造了人:造了一男一女。
1:28
天主祝福他們說:「你們要生育繁殖,充滿大地,治理大地,管理海中的魚、天空的飛鳥、
各種在地上爬行的生物!」
1:29
天主又說:「看,全地面上結種子的各種蔬菜,在果內含有種子的各種果樹,我都給你們作
食物;
1:30
至於地上的各種野獸,天空中的各種飛鳥,在地上爬行有生魂的各種動物,我把一切青草給
牠們作食物。」事就這樣成了。
1:31
天主看了他造的一切,認為樣樣都很好。過了晚上,過了早晨,這是第六天。

1. 23. 4. 5. 6789. 10. 11. 12. 13. 14. 

15. 16. 1718. 19. 2021.  22. 2324. 25. 26.

 27. 28. 29. 30. 31. 32. 33. 34. 35. 36. 37. 38. 

39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 4647484950.

[:ro]

+

1. 23. 4. 5. 6789. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 

1718. 19. 2021.  22. 2324. 25. 2627. 28. 29. 30. 31. 32.

 33. 34. 35. 36. 37. 38. 39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 4647484950.

CAPITOLUL 1

1. 23. 4. 5. 6789. 10. 11. 12. 13. 14. 

15. 16. 1718. 19. 2021.  22. 2324. 25. 26.

 27. 28. 29. 30. 31. 32. 33. 34. 35. 36. 37. 38. 

39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 4647484950.

OLD TESTAMENT    

Evanghelia   

NOUUL TESTAMENT

[:ja]

[:pl]

[:ua]

[:vi]

[:fi]

[:ro]

[:ru]

[:tr]

[:lt]

[:cy]

[:hu]

[:et]

[:sv]

[:nl]

[:hr]

[:el]

[:sk]

[:fi]

[:pl]

[:in]

[:kr]

[:zh]

[:en]

[:ja]

[:ro]

[:fr]

[:ru]

[:tr]

[:ar]

[:]

1. 23. 4. 5. 6789. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 

1718. 19. 2021.  22. 2324. 25. 2627. 28. 29. 30. 31. 32.

 33. 34. 35. 36. 37. 38. 39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 4647484950.

Chapter 1

1

1 In the beginning, when God created the heavens and the earth,

2

2 the earth was a formless wasteland, and darkness covered the abyss, while a mighty wind swept over the waters.

3

Then God said, “Let there be light,” and there was light.

4 God saw how good the light was. God then separated the light from the darkness.

5

3 God called the light “day,” and the darkness he called “night.” Thus evening came, and morning followed – the first day.

6 Then God said, “Let there be a dome in the middle of the waters, to separate one body of water from the other.” And so it happened:

7

God made the dome, and it separated the water above the dome from the water below it.

8 God called the dome “the sky.” Evening came, and morning followed – the second day.

9

Then God said, “Let the water under the sky be gathered into a single basin, so that the dry land may appear.” And so it happened: the water under the sky was gathered into its basin, and the dry land appeared.

10 God called the dry land “the earth,” and the basin of the water he called “the sea.” God saw how good it was.

11

Then God said, “Let the earth bring forth vegetation: every kind of plant that bears seed and every kind of fruit tree on earth that bears fruit with its seed in it.” And so it happened:

12 the earth brought forth every kind of plant that bears seed and every kind of fruit tree on earth that bears fruit with its seed in it. God saw how good it was.

13

Evening came, and morning followed – the third day.

14 Then God said: “Let there be lights in the dome of the sky, to separate day from night. Let them mark the fixed times, the days and the years,

15

and serve as luminaries in the dome of the sky, to shed light upon the earth.” And so it happened:

16 God made the two great lights, the greater one to govern the day, and the lesser one to govern the night; and he made the stars.

17

God set them in the dome of the sky, to shed light upon the earth,

18 to govern the day and the night, and to separate the light from the darkness. God saw how good it was.

19

Evening came, and morning followed – the fourth day.

20 Then God said, “Let the water teem with an abundance of living creatures, and on the earth let birds fly beneath the dome of the sky.” And so it happened:

21

God created the great sea monsters and all kinds of swimming creatures with which the water teems, and all kinds of winged birds. God saw how good it was,

22 and God blessed them, saying, “Be fertile, multiply, and fill the water of the seas; and let the birds multiply on the earth.”

23

Evening came, and morning followed – the fifth day.

24 Then God said, “Let the earth bring forth all kinds of living creatures: cattle, creeping things, and wild animals of all kinds.” And so it happened:

25

God made all kinds of wild animals, all kinds of cattle, and all kinds of creeping things of the earth. God saw how good it was.

26 4 Then God said: “Let us make man in our image, after our likeness. Let them have dominion over the fish of the sea, the birds of the air, and the cattle, and over all the wild animals and all the creatures that crawl on the ground.”

27

God created man in his image; in the divine image he created him; male and female he created them.

28 God blessed them, saying: “Be fertile and multiply; fill the earth and subdue it. Have dominion over the fish of the sea, the birds of the air, and all the living things that move on the earth.”

29

God also said: “See, I give you every seed-bearing plant all over the earth and every tree that has seed-bearing fruit on it to be your food;

30 and to all the animals of the land, all the birds of the air, and all the living creatures that crawl on the ground, I give all the green plants for food.” And so it happened.

31

God looked at everything he had made, and he found it very good. Evening came, and morning followed – the sixth day.

 
1 [⇒ 1:1-⇒ 2:4a] This section introduces the whole Pentateuch. It shows how God brought an orderly universe out of primordial chaos.

2 [2] The abyss: the primordial ocean according to the ancient Semitic cosmogony. After God’s creative activity, part of this vast body forms the salt-water seas (⇒ Genesis 1:9-10); part of it is the fresh water under the earth (⇒ Psalm 33:7; ⇒ Ezekiel 31:4), which wells forth on the earth as springs and fountains (⇒ Genesis 7:11; ⇒ 8:2; ⇒ Proverb 3:20). Part of it, “the upper water” (⇒ Psalm 148:4; ⇒ Daniel 3:60), is held up by the dome of the sky (⇒ Genesis 1:6-7), from which rain descends on the earth (⇒ Genesis 7:11; ⇒ 2 Kings 7:2, ⇒ 19; ⇒ Psalm 104:13). A mighty wind: literally, “a wind of God,” or “a spirit of God”; cf ⇒ Genesis 8:1.

3 [5] In ancient Israel a day was considered to begin at sunset. According to the highly artificial literary structure of ⇒ Genesis 1:1-⇒ 2:4a, God’s creative activity is divided into six days to teach the sacredness of the sabbath rest on the seventh day in the Israelite religion (⇒ Genesis 2:2-3).

4 [26] Man is here presented as the climax of God’s creative activity; he resembles God primarily because of the dominion God gives him over the rest of creation.

1. 23. 4. 5. 6789. 10. 11. 12. 13. 14. 

15. 16. 1718. 19. 2021.  22. 2324. 25. 26.

 27. 28. 29. 30. 31. 32. 33. 34. 35. 36. 37. 38. 

39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 4647484950.

OLD TESTAMENT  –  THE GOSPELS  –  NEW TESTAMENT